Debido a la situación creada por la revolución Haitíana durante el período comprendido entre 1791 y 1804, los colonos franceses emigraron a Cuba y Puerto Rico, principalmente a los territorios orientales que corresponden a las provincias de Guantánamo y Santiago de Cuba, asi como las haciendas que cubrian desde Guayama a Mayaguez, llevando consigo sus esclavos africanos y sus costumbres franco-haitianas. Los esclavos, que generalmente se ocupaban en labores agrícolas vinculadas a la recolección y siembra del café o azúcar, también acogieron influencias "aristocráticas" de sus amos. El baile de los negros esclavos fue influenciado por los bailes de salón de la contradanza francesa.

A finales del siglo XIX, las sociedades de tumba francesa eran cabildos, pero tuvieron que adoptar elementos religiosos católicos bajo la ley de asociaciones.[4] La música y el baile de la tumba francesa tienen elementos franceses y afro-haitianos. La sociedad de tumba francesa tiene una jerarquía que imita a la aristocracia francesa. El mayor o la mayora de plaza dirige y escoge los bailes y los cambios de pasos. También decide cuáles bailarines interpretan la música y mantienen una sensación de realeza a través de reverencias o tradiciones similares. El composé es el guía y canta en kreyol.  Como sugiere su nombre, él compone e improvisa canciones. El coro está usualmente compuesto de mujeres, aunque he visto algunos hombres participando. El coro usa maracas de metal llamadas chachás que provienen de Haití. Más importante son los instrumentos principales, el premier, bulá, ségon, y el catá, y su modo de ejecución, el cual refleja sus raíces haitianas. Los instrumentos son muy parecidos a sus tocayos haitianos usados en el rada y en otros géneros haitianos.

 

Los dos estilos principales de la tumba francesa son masón y yubá. Cada uno tiene su propio baile. El masón se baila en parejas y se cree que está basado en la contradanza de la plantocracia francesa; se parece mucho a la kontradanza haitiana.   También debemos reconocer la existencia de géneros haitianos nombrados mazon y djouba o djounba.  Durante el masón de la tumba francesa, otro tambor llamado tambora, es añadido. El baile que acompaña este estilo es un movimiento de lado a lado con cada cambio en el peso del cuerpo ocurriendo en el compás del catá. Normalmente, todos los instrumentos tocan a la misma vez.

 

Versión africanizada por los haitianos en Cuba de la Contradanza Francesa

 

 

El negro haitiano copiaba la forma de baile de sus amos y

combinaba lo africano y lo francés